16 dic. 2010

DESDE ESPAÑA CON AMOR

(Dedicado a Joan Laporta, a quien felicito muy sinceramente por su reciente éxito electoral)

Aclaro que esto es un correo que me enviaron, de estos "en cadena" que tan poquito me gustan... Pero reconozco que alguno llega digno de rescatarse. Y este es uno de esos casos. Así que supongo que varios o muchos de los que me visitéis lo conoceréis ya. No obstante, le he añadido y quitado cositas para darle un "toque personal"... Y este es el resultado:

Los españoles deberíamos convocar un referéndum para darle la independencia a Cataluña.
Seguro que prosperaría, y el resultado sería algo así:


Cataluña se convertiría en un Estado independiente, como es hoy Túnez o Marruecos. No pertenecería a la Unión Europea , ya que, para ello, tendría que solicitar formalmente su adhesión y cumplir con los requisitos previos; esto podría durar años. Además, España tendría que dar el visto bueno para su entrada y, podría oponerse durante más años todavía. Tendría su moneda propia que podría ser el “laportino” o el carod-rovino", por poner un par de ejemplos.

Estaría separada de España y Francia por sendas fronteras bien definidas, controladas por Aduanas, o por los antiguos fielatos, donde tendrían que pagarnos los correspondientes aranceles, ya que al no pertenecer a la Unión Europea obviamente tampoco podrían pertenecer al espacio Schengen.

Para conseguir cualquier mejora en sus relaciones con Europa tendrían que solicitar, y ya veríamos si obtener, el apoyo de España. Su moneda tendría un cambio flexible con el euro y probablemente se devaluaría con lo que, para evitar una inflación importada, tendrían que trabajar más que ahora, pagar más impuestos que ahora y ser más pobres que ahora.

Los españoles allí residentes tendríamos pocas diferencias con el trato discriminatorio que recibimos hoy. Al estar en un país extranjero tendríamos que educar a nuestros hijos, como ocurre hoy, en catalán. Y si quisiéramos montar negocios, tendríamos que hacerlo en catalán porque nos multarían por rotular en español, lo que también sucede hoy en día, a pesar de que constitucionalmente las dos lenguas son co-oficiales allí, y de que los españoles, todos, somos teóricamente iguales ante la ley. Se ve que algunos eso se lo pasan por el forro... ¡Ah, no! ¡Que se me olvidaba! Es que ellos no son españoles, claro... Resumiendo, para nosotros los SI españoles habría poca diferencia con lo que nos ocurre hoy. Pero su trato hacia nosotros mejoraría porque les aportaríamos nuestra divisa, los euros. Y siempre al cambio saldríamos ganando.

Para poder renovar su actual Carnet de Identidad español, los catalanes tendrían que demostrar que tienen una residencia fija en España y que pagan sus impuestos en España, y su tarjeta sanitaria catalana no serviría para un catalán que de vacaciones en Burgos se rompiera una pierna... Tendrían que hacerlo mediante acuerdos a través de Europ Assistance u otras fórmulas similares. Y por supuesto, al existir aduanas podríamos pedirle Visado de entrada a ese mismo señor que deseaba conocer Burgos y que allí se partió la pierna. En definitiva, cada vez que quisieran hacer turismo en España.

Nosotros, el resto de los españoles, nos ahorraríamos todo el coste que hoy nos cuesta su Seguridad Social, sus pensiones, su paro, sus vacaciones, etc. Y lo mismo con lo que nos cuesta hoy mantener a los inmigrantes que ahora residen allí, que cada vez son más numerosos, aunque ya veremos si no llega el día en que nos consideren a los españoles más extranjeros y más inmigrantes que a ellos, y acaben expulsándonos antes a nosotros que a ellos.

Todos los que tenemos el dinero en alguna entidad de allí, podríamos depositarlo en el Santander, o el BBVA o Caja Madrid, que al final revertiría en la empresas españolas; por no hablar de las participaciones que tienen las entidades financieras catalanas en las principales Compañías españolas, habría que obligarlas a devolver las acciones ya que, al no pertenecer a Europa, el gobierno español podría “nacionalizar” las mismas.

Nos ahorraríamos todo lo que hoy nos cuesta la cantidad de Diputados y Senadores catalanes que nos desprecian. Sus viajes en primera a Madrid, sus estancias en hoteles de lujo, sus dietas, sus vacaciones, sus sueldos millonarios de por vida, sus guardaespaldas, sus comilonas, etc. Y serían sustituidos por Diputados y Senadores españoles que trabajarían por España. Nos ahorraríamos los traductores que ellos nos exigen, cuando solo por buena educación deberían hablar en español, idioma en el que todos nos entendemos, aunque al ritmo que van, y con la colaboración y anuencia de los distintos gobiernos centrales españoles, también llegará el día en que no nos entendamos... También ahorraríamos en las “embajadas” que tienen por todo el mundo. Dejaríamos de pagar a los Mossos d´Esquadra que, por si hay quien no lo sabe, no los paga la la Generalitat de CataluÑa , sino el Ministerio del Interior espaÑol, igual que a los Policías y Guardias Civiles de Toledo o Zamora, sólo que les paga más.

Los ríos que nacen en España y luego entran en Cataluña podrían ser desviados para regar zonas secas de España, y no como ocurre ahora que hay que pedirles permiso para hacerlo así y que siempre lo deniegan. Además podríamos construir un buen pantano en el Ebro en la provincia de Zaragoza y convertir en regadío el desierto de los Monegros.

El cava se lo pueden quedar para ellos, ya que tendrían que pagar impuestos y aranceles para poder exportar (no conviene olvidar que el 80% del cava catalán se vende en el resto de España). Nosotros no tendríamos inconveniente en tomar champagne francés que por cierto, es el "original y genuino" y que con los impuestos saldría por el estilo de precio ya que los franceses no tienen que pagar aranceles, o la buena sidra asturiana, que fresquita está de muerte, y además los asturianos son unos chicos muy majos que se sienten orgullosos de haber iniciado la Reconquista desde Covadonga.

Si necesitaran dinero para hacer carreteras, para ampliar sus puertos y sus aeropuertos lo podrían pedir prestado a España, claro que, pagándonos los correspondientes intereses y gastos.

Al no pertenecer a España, no se beneficiarían de la absurda ley electoral D´ont que tanto les favorece, y los españoles no tendríamos que soportar que nos gobernaran cuatro gatos porque sin el apoyo de esos cuatro un gobierno al que han votado 12 millones de ESPAÑOLES no puede gobernar sin ellos ya que no han alcanzado la mayoría absoluta gracias a esa dichosa ley electoral.

Podrían tener su selección de fútbol y jugar más partidos que el tradicional de Navidad. Pero eso sí, ya que tan catalanes son, por favor, que el seleccionador no sea un holandés... (digo yo). Por otro lado, el Barça y el Espanyol (que hasta hace bien poquito se llamaba Español, ejem...) jugarían la "Lliga LaCaixa" con el Nastic, el Reus y el Sabadell, en lugar de jugar la "Liga BBVA" contra el Real Madrid, el Valencia o el Ath. Bilbao. Como no pertencerían a la Liga Española, no recibirían ni un euro (perdón, ningún "laportino") de PRISA, AUDIOVISUAL SPORT o MEDIAPRO por los derechos del fútbol, porque obviamente no tendrían ningún derecho. Además, ganarían siempre la Lliga, ya que no tendrían rival. Pero lógicamente Messi (que por cierto es argentino), Puyol, Busquets, Xavi, Iniesta (que por cierto es de la provincia de Albacete), Valdés, Pedro (que por cierto es canario), Alves (que por cierto es brasileño), etc, buscarían equipos más competitivos en España o Italia porque se aburrirían de ganar absolutamente siempre con lo que perderían el interés, además del dineral de la tele, claro. Tendrían que firmar con muchas "Qatar foundations" para sustituír todo eso, pero jugando contra el Cambrills y el Vic, pocas "Qatar foundations" estarían por la labor de soltar la pasta. Y lo que es mejor, la liga española ganaría en igualdad y competitividad ya que todo el pastizal que se llevan estos "independentistas" (que del dinero que se llevan no se quejan, no) se repartiría entre todos los demás equipos que además, vascos al margen (y no todos), están tan orgullosos de ser españoles y de jugar la competición española.

Naturalmente, nada de todo esto les importaría a los catalanes "de pro", ya que como siempre dicen, lo importante son “sus señas de identidad” y que "Catalonia is not Spain".

Pero por encima de todo, los españoles, nos liberaríamos de una buena cantidad de gente que nos desprecia, de políticos que solo a quienes los españoles no les inportamos ni interesamos un pepino salvo para ir a Madrid y chupar del bote con las dietas, y de un montón de gente que nos usa según lo que les conviene y que muchas veces lo hacen con el dinero de los impuestos que pagamos el resto de los españoles...

No hay comentarios: