31 ene. 2013

PERDONA, PERO QUIERO CASARME CONTIGO

Buenos días blogueros, tuiteros, feisbuqueros, cariños míos en general.

Últimamente habita en mí la rara "habilidad" de encender la tele y darme de narices con alguna peli, serie o documental que me recuerde, vaga o fuertemente, a mi situación personal de cada momento.


El último caso ha sido el de una película italiana (que cogí ya bastante empezada) cuyo título es "Perdona, pero quiero casarme contigo". Antes de que alguno/a se vaya por donde no debe, aclarar que no entra en mis planes casarme. Primero porque tendrían que darse las circunstancias adecuadas para ello, y no se dan. Y segundo porque soy de las que piensan que el amor no tiene nada que ver con ningún papel firmado. Creo en el matrimonio solo a efectos prácticos y en muy determinadas circunstancias, como que haya niños de por medio, o para asuntos de pensiones de viudedad y estas cosas. Pero desde un punto de vista estrictamente sentimental, el amor depende del curre diario de la pareja, no de lo que ponga en un papel.

AH! AVISO A NAVEGANTES... QUIEN TENGA LA INTENCION DE VER ESTA PELÍCULA, QUE NO ME LEA, PORQUE LA VOY A DESTRIPAR!!!

A lo que iba, que me enrollo más que las persianas... la peli gira en torno a cuatro parejas, tres supuestamente estables y una que "anda en ello". La que anda en ello es la relación entre una chavalita jovencita y un hombre de éxito empresarial bastante mayor que ella (yo diría que 15 años mayor, como mínimo, pero podrían ser más, y seguramente lo sean). Se comprometen pero a medida que se va acercando el día, a ella empiezan a entrarle toda clase de miedos y vértigos, y decide poner fin a la relación.

Por otro lado, las otras parejas van entrando en crisis y acaban los cuatro repentinos "solterones" viviendo en la casa de uno, en plan comuna. Hasta que el chico mayor, el personaje principal enamorado de la jovenzuela, da un puñetazo en la mesa y (se) pregunta que qué puñetas están haciendo con sus vidas, que así no van a ningún sitio. Se dan cuenta del tema y deciden volver a coger las riendas de su vida, o a intentarlo al menos: "ganar el premio gordo o morir en el intento" ;)

Una de las parejas secundarias consigue reconciliarse; otro de los chicos, el único con hijos, uno chiquito, se da cuenta de que a quien quiere de verdad es a la canguro del chavalín, y a por ella que va, y la agarra, vaya que sí. El tercero de nuestros chicos intenta recuperar a su mujer, pero esta no da el brazo a torcer. Y al final se ve que tenía que ser así porque el hombre de lo que se da cuenta es de que en realidad es homosexual... ¿Y que pasa con nuestro prota principal? Pues que va a casa de sus "suegros" a por su amor, pero estos le dicen que ella no está, que se ha marchado con unas amigas a Ibiza.. Por supuesto, él, para allá que se va. Y por supuesto, la encuentra. La encuentra en una fiesta playera con DJ incluído (estamos en Ibiza!! ¿pensábais que la iba a encontrar en otro sitio? jaja...), interrumpe a todos, coge el micro y empieza a soltar su monólogo tipo "por estas, que te conquisto seguro". Y también por supuesto, ella acaba saliendo de entre la muchedumbre playera en pos de su príncipe azul, porque ahora ya sí, por fin, se ha "coscao" de que su vida está junto a él... Y el más "por supuesto" de todos: la peli acaba en boda. Con su suspense, porque ella se queda callada unos eternos segundos antes de decir... ¡SI, QUIERO!.   Lo dicho, recuerdos y semejanzas, más o menos vagas, más o menos fuertes, con mi vida real.

29 ene. 2013

UN DÍA INOLVIDABLE (One fine day)

Hace ya unos años vi una película preciosa de Michelle Pfeiffer (mi actriz favorita) y George Clooney cuyo título era el arriba indicado. La peli en sí no tiene muchas semejanzas con lo que voy a expresar a continuación, que es lo que me ocurrió a mí, pero acudo a este título porque lo que viví también fue un día inolvidable...

Fue hace escasas fechas; yo habría sido cualquiera de ellos (Pfeiffer/Clooney) y ella, mi bichito, cualquiera de los otros (Clooney/Pfeiffer).

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando nada más verla a la diosa que llevas dentro le da un pasmo tras hacer cuatro piruetas en el aire con triple tirabuzón, y cuando todas tus mariposas se han marcado un vuelo rasante por tu estómago, inundándolo.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando no has parado de reír. Con y gracias a ella.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando entre las risas, también ha habido tiempo para la preocupación y las lágrimas, y has podido sentir su apoyo, cariño y comprensión infinitos.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando compruebas que no se ha sentido incómoda con el amor que sientes por, y que desprendes hacia ella.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando has podido acariciar, besar su pelo, sus mejillas, constantemente. Cuando has podido tomar sus congeladas manos y aún así sentir un volcán en plena erupción, en tu interior.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando has podido rozar, besar sus dulces, tiernos y embriagadores labios y sentir fuego en tu estremecido cuerpo, y has deseado que el mundo y el tiempo se detuvieran en ese mágico instante, para siempre.


Y sabes que tu amor por ella es incondicional cuando eres consciente de que no está enamorada y aún así eres inmensa, completa, absoluta y arrebatadoramente feliz cada instante que estás, que compartes, que piensas con y en ella, disfrutando del maravilloso presente que te regala mientras sueñas (manteniendo los pies en el suelo) con un futuro insuperable. Juntas.

Y también sabes que tu amor por ella es incondicional cuando por primera vez en tu vida sientes que el dinero es lo más parecido a la felicidad y desearías ser millonaria para sacarla de todas sus desgracias e infortunios.

Y sabes definitivamente que tu amor es incondicional e interminable cuando te das cuenta de que la que hasta ahora había sido el amor de tu vida, acaba de quedar atrás.

Y por supuesto sabes que es incondicional cuando has tardado una hora en escribir el borrador de este texto porque las lágrimas de alegría, felicidad, emoción, ilusión, cierta frustración, esperanza y humanidad te han nublado la vista cada minuto.

Sí, amigos, he disfrutado de UN DÍA INOLVIDABLE, el mejor de mis últimos 15 años sin duda, y poco poquito le habrá faltado si no lo ha sido de mi vida entera...


Te quiero, bicho. Te amo. Se´que tú a mi, no, así que mis GRACIAS por ser y querer formar parte de mi vida han de ser, si cabe, aún más grandes, sentidas y sinceras.

Siempre tuya.

20 ene. 2013

AIRE SOY...



Cuando nos enamoramos pensamos este tipo de cosas. Al menos yo. Y yo, las pienso ahora.




Una idea, un continente, una mirada,

Casi sin querer...

Se me escapa, se me nubla, no se acaba,

Casi sin querer...



No hay nada ya,

No hay nada ya,

Tocarte por dentro, besar...

No hubo y no habrá,

No hay nada aquí ya,

Volarme y al tiempo volar...



Aire soy y al aire,

El viento no, el viento, el viento no,

Que sin tí soy nadie...

Sin tí yo no, sin tí, sin tí yo no...



Una fuga, un S.O.S., una parada,

Casi sin querer...

Y la duda en sentimiento transformada,

Casi sin querer...



No hay nada ya,

No hay nada ya.

Tan bello es caer a tus pies...

No hubo y no habrá,

No hay nada aquí ya,

¿De quién este cielo es, de quién?



Aire soy y al aire...

El viento no, el viento, el viento no...

Que sin tí soy nadie...

Sin tí yo no, sin tí, sin tí yo no...



No hay nada ya,

No hay nada ya,

Tan bello es caer a tus pies...

No hubo y no habrá,

No hay nada aquí ya,

¿De quién este cielo es, de quién?



Aire soy y al aire...

El viento no, el viento, el viento no...

Que sin tí soy nadie...

Sin tí yo no, sin tí, sin tí yo no...



Aire soy y al aire...

El viento no, el viento, el viento no...

Que sin tí soy nadie...

Sin tí yo no, sin tí, sin tí yo no,

yo no, yo no, yo no... yo no.


Miguel Bosé - Aire Soy (con Ximena Sariñana)