29 ene. 2013

UN DÍA INOLVIDABLE (One fine day)

Hace ya unos años vi una película preciosa de Michelle Pfeiffer (mi actriz favorita) y George Clooney cuyo título era el arriba indicado. La peli en sí no tiene muchas semejanzas con lo que voy a expresar a continuación, que es lo que me ocurrió a mí, pero acudo a este título porque lo que viví también fue un día inolvidable...

Fue hace escasas fechas; yo habría sido cualquiera de ellos (Pfeiffer/Clooney) y ella, mi bichito, cualquiera de los otros (Clooney/Pfeiffer).

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando nada más verla a la diosa que llevas dentro le da un pasmo tras hacer cuatro piruetas en el aire con triple tirabuzón, y cuando todas tus mariposas se han marcado un vuelo rasante por tu estómago, inundándolo.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando no has parado de reír. Con y gracias a ella.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando entre las risas, también ha habido tiempo para la preocupación y las lágrimas, y has podido sentir su apoyo, cariño y comprensión infinitos.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando compruebas que no se ha sentido incómoda con el amor que sientes por, y que desprendes hacia ella.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando has podido acariciar, besar su pelo, sus mejillas, constantemente. Cuando has podido tomar sus congeladas manos y aún así sentir un volcán en plena erupción, en tu interior.

- Sabes que has pasado un día inolvidable cuando has podido rozar, besar sus dulces, tiernos y embriagadores labios y sentir fuego en tu estremecido cuerpo, y has deseado que el mundo y el tiempo se detuvieran en ese mágico instante, para siempre.


Y sabes que tu amor por ella es incondicional cuando eres consciente de que no está enamorada y aún así eres inmensa, completa, absoluta y arrebatadoramente feliz cada instante que estás, que compartes, que piensas con y en ella, disfrutando del maravilloso presente que te regala mientras sueñas (manteniendo los pies en el suelo) con un futuro insuperable. Juntas.

Y también sabes que tu amor por ella es incondicional cuando por primera vez en tu vida sientes que el dinero es lo más parecido a la felicidad y desearías ser millonaria para sacarla de todas sus desgracias e infortunios.

Y sabes definitivamente que tu amor es incondicional e interminable cuando te das cuenta de que la que hasta ahora había sido el amor de tu vida, acaba de quedar atrás.

Y por supuesto sabes que es incondicional cuando has tardado una hora en escribir el borrador de este texto porque las lágrimas de alegría, felicidad, emoción, ilusión, cierta frustración, esperanza y humanidad te han nublado la vista cada minuto.

Sí, amigos, he disfrutado de UN DÍA INOLVIDABLE, el mejor de mis últimos 15 años sin duda, y poco poquito le habrá faltado si no lo ha sido de mi vida entera...


Te quiero, bicho. Te amo. Se´que tú a mi, no, así que mis GRACIAS por ser y querer formar parte de mi vida han de ser, si cabe, aún más grandes, sentidas y sinceras.

Siempre tuya.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

precioso SARA ME ALEGRO QUE ESTES ASI DE FELIZ UN BESITO SOY IRENE

Anónimo dijo...

Sara es la cosa mas bonita que he leido por que se que lo has dixo con todos los sentimientos que tienes y con el corazon. Me alegro muxisimo por tu DIA INOLVIDABLE. Y dar gracias a tu Bichito por hacerte pasar ese dia tan apreciado para ti. Sois maravillos las dos. soy Evita. te quiero muxo mi gran amiga.